ADVERTORIAL

Qué Hacer Cuando el Día a Día se Convierte en un Dolor

He pasado 15 años trabajando en la sección de contabilidad, y recientemente me habían ofrecido un puesto en administración. Dirás que soy un ingenuo pero no me había dado cuenta de lo estresante que es tener que supervisar el trabajo de otros. Además, pasaba horas al día en mi escritorio, encorvado frente a la pantalla, mirando los números toda la semana, incluso haciendo horas extras durante la temporada punta.

Mi mujer y yo tuvimos nuestro primer hijo hace cuatro años. Incluso hoy en día el granuja nos  tiene ocupados a todas horas. Y el siguiente retoño llega en solo unos meses…

Hace unos dos años, acabé haciendo por casualidad algunos trabajos de contabilidad, que resultaban casi un segundo sueldo. Un amigo mío puso en marcha su propio negocio de elaboración de cerveza artesanal y yo quería asegurarme de que estaba haciendo todo bien. Se corrió la voz y gracias a este trabajo conseguí unos cuantos clientes. Era un dinero extra muy apreciado. Y además no me puedo quejar de toda la cerveza gratis…

Desgraciadamente, el estrés de compaginar todo empezó a pasarme factura.

¡El dolor de cuello te hace la vida INSOPORTABLE!

Es cuando comenzaron los dolores de cabeza y las molestias al levantarme por la mañana. Trabajar con ordenadores se estaba convirtiendo en una verdadera pesadilla. Mi cuello y espalda me estaban matando.

Acudí a un médico esperando que me explicase cuál era el origen de los crujidos de mi cuello. Me dijo que podía haber una serie de razones distintas. Lo cual la verdad que no ayudaba mucho.

Me recetó unas pastillas para los espasmos musculares que me ayudaron un poco, pero nunca me libré de todos los síntomas.

Mi mujer me sugirió que me dieran un masaje, pero la idea de que alguien que no conozco tocando mi cuello no me relajaba precisamente. Lo mismo ocurre con la idea de que un quiropráctico se dedique a trabajar mi cuello y mi columna vertebral.

Pero tengo buenas noticias: la invención de un dispositivo revolucionario que puede ayudar a reducir el dolor que sufres día a día de modo que puedes llevar una vida más productiva, plane, menos estresante y MUCHO más cómoda. Incluso probé uno de esos masajeadores de espalda con vibración, pero me parecía más una distracción que una solución.

Cuando tu cuello sufre molestias, el resto de tu cuerpo y tu vida normal las sufre también. Las tareas que me solían resultar placenteras en el trabajo se habían vuelto una especie de castigo. Incluso jugar con mi hijo empezaba a requerir esfuerzo. Tuve que explicarle que ya no le podía llevar a hombros.

Cuando tu cuello sufre molestias, el resto de tu cuerpo y tu vida normal las sufre también. Las tareas que me solían resultar placenteras en el trabajo se habían vuelto una especie de castigo. Incluso jugar con mi hijo empezaba a requerir esfuerzo. Tuve que explicarle que ya no le podía llevar a hombros.

De repente ese pequeño crujido en mi cuello se había convertido en un gran problema.

La verdad es que me sorprendió el hecho de no poder jugar con mi hijo como solía hacerlo, pero, curiosamente, al día siguiente conocí a un interesante tipo que trabajaba en una famosa cadena de pubs. Resultó que había estudiado anatomía humana en la universidad, y comentó que estar sentado en mi escritorio todo el día durante los últimos 15 años no era la posición más ideal para mi cuerpo.

Sugirió que probase un masajeador de cuello. Pero no cualquier modelo, no. Recomendó un producto que me JURÓ que funcionaba.

Un Remedio Rápido para los Días Malos: Descubre la Magia del Cool Neck

Por el dinero que costaba, estaba dispuesto a probar este dispositivo de masaje para el cuello.

El dispositivo llegó a mi domicilio a los pocos días. Cuando lo saqué de la caja, parecía un par de auriculares caros.

Le puse las pilas (2 del tipo Triple A) y me lo puse alrededor del cuello. Noté que me resultaba cómodo de poner incluso antes de darle al botón de encendido.

¡CONSIGUE EL TUYO AHORA!

Decidí encenderlo y simplemente probar qué tal resultaba la experiencia.

Era cálido, relajante y muy satisfactorio.

Al cabo de unos minutos, sentí que los nudos de tensión en la base de mi cuello se derretían. La sensación parecía recorrer el contorno de mi columna vertebral. Era exactamente lo que necesitaba en ese momento.

Reduce esa dolorosa tensión de forma rápida y eficaz

Al día siguiente, cuando acabó el trabajo mi espalda me estaba matando, así que, decidí hacer otra prueba con el Cool Neck.

A diferencia de algunos artilugios que se pueden encontrar en el mercado, el Cool Neck no se basa en ninguna pieza móvil artificiosa.

Una vez tienes puesto el Cool Neck en la posición correcta no tienes que hacer nada más. Elige la configuración que necesites y ponlo a funcionar. No tienes que agarrarlo, el Cool Neck hace todo el trabajo por tí, gracias a sus tres modalidades:

Calor Infrarrojo. Este modo permite que el calor infrarrojo penetre profundamente en el tejido muscular del cuello para obtener una experiencia profundamente satisfactoria que favorece la circulación y el flujo sanguíneo.

Vibración por Ultrasonido. Este modo utiliza la vibración de alta frecuencia para masajear y relajar el tejido muscular.

Masaje por Electrodos. Este dispositivo incluye almohadillas de electrodos para que puedas aplicarlas en las zonas específicas que necesiten alivio.

A pesar de toda la potencia de la que es capaz este dispositivo, el Cool Neck actua de manera muy suave. Casi me he quedado dormida mientras lo utilizaba. Cuenta con 6 modos de masaje distintos y puedes elegir el nivel de intensidad que más te convenga o el modo que mejor se adapte a tu día.

Y comparado con muchos otros masajeadores en el mercado, el precio resulta increíble. Me atrajo la gran relación calidad-precio, sobre todo en un dispositvo que era todo lo que podía pedir, ¡y mucho más!

Beneficios de Tener tu Propio Cool Neck

Una vez incorporé el Cool Neck a mi rutina diaria, pude eliminar la tensión en el cuello que me había estado molestando durante meses. Si notaba que empezaba a dolerme algo, sabía que podía aliviarlo con solo pulsar un botón.

Gracias a su diseño inteligente y compacto, puedo usar el Cool Neck prácticamente en todas partes. Incluso estar atrapado en el tráfico de hora punta no resulta tan molesto si tengo el Cool Neck en el coche. A veces incluso me lo pongo durante el trabajo, pues he descubierto que es perfecto para los días largos de oficina.

Mis días laborables se han convertido en algo mucho más relajado y sin dolor. Y todo gracias al impresionante Cool Neck. ¿Y después del trabajo? Es agradable saber que volveré a llevar a mi hijo sobre los hombros (¡y pronto también a su hermano pequeño!).

Si tu cuerpo necesita un poco de ayuda para recuperarse de molestias, deberías hacer click en este enlace. El Cool Neck está ahora mismo disponible en oferta a precio especial, pero sólo por tiempo limitado y teniendo en cuenta lo bien que está funcionando el boca-a-boca (la gente en la oficina y en la empresa de mi amigo lleva semanas preguntándome), nunca sabes cuándo se va a agotar…

¡COMPRALO AHORA CON UN 50% DE DESCUENTO!